Blog

La Sheñora – 3° Entrega

Esh una shenshación de estremishimiento, querido, de repeluzno, de temblequeo. Un friito que me shurca la espalda. Traeme un vasho de agua, querido, dale que no está Albert y sho no me voy a eshtar atendiendo. Dale, querido, que no tengo todo el rato.

Shonó el teléfono recién, querido. La primera vesh no atendí porque no esh mi labor. Además eshtaba hashiendome el meikap. Para atender eshtá Albert. Después shonó de nuevo y ahí recordé que Albert she fue con Juan Roberto a jugar al squash. O a hasher que jugaba para dejarshe perder porque la momia de Juan Roberto no she puede mover. Y shi pierde, AGARRATE shi pierde.

Ah, shi, querido, el teléfono. Como te deshia, la shegunda vesh no shegué. De toalét al living-room hay mil kilómetros, nene, y no voy a andar corriendo para hasher el trabajo del empleado.

La tershera vez si shegué y ahí fue cuando me vino la shenshación de estremishimiento, de repeluzno, de temblequeo. Un friito que me shurcó la espalda. Traeme otro vasho de agua, querido. Apurate, hasheme el favor.

Aló, reshpondí. “Hola ¿está Jaime?”. ¡¿Jaime?! ¿Qué es eshe nombre, querido? Sí, ashí como con asquete le pregunté, querido, entendé lo que esh para mí eshcuchar un shonido tan hebreo.

“Sí, señora, Jaime. ¿Está o no?” Pero que se sho, nene, si eshtá Jaime, acá no vive ningún Jaime. Acá vive Juan Roberto y sho. Después está Albert, pero no cuenta.

“Yo necesito hablar con Jaime, pasemelo por favor.” Pero como te voy a pashar con Jaime, nene, no hagas que me altere. Acá no vive ningún Jaime. Te voy a cortar, eh, te voy a cortar.

“Mire, señora, a mí me dieron este teléfono para hablar con Jaime Stiusso, así que le voy a pedir por favor y por última vez, que me pase con Jaime Stiusso”. Y ahí fue cuando pashó, cuando el estemeshimiento me abordó hasta los anishos. Corté sin penshar. Me shaman a mi casha para hablar con eshe tipo que buscan todosh pero nadie puede encontrar. ¿A MI, querido? ¿A MI?

¡Ayyy, querido! Shi nadie conoshe a Stiusho, ¿me querésh deshir por qué shaman acá?

Y ahí penshé, ¿Juan Roberto es Stiusho? ¿O Albert es Stiusho? ¿Y shi en vez de jugar al squash she van de pasheo espía? Recuerdo que cuando Juan Roberto trajo a Albert a trabajar a la casha me dijo que she lo habían recomendado. Pero como nadie le conochse la cara a eshe hombre todos podemos sher Stiusho. No entiendo por qué shamarían acá si cualquiera puede sher Stiusho. Además, ni Albert ni Juan Roberto tienen la shuficiente inteligencia como para sher espía. En cambio sho sí, querido.

Ay, pará, querido, ¿y si sho soy Stiusho? ¿o si she suis Stiusho? Pero más si, querido, que tiene eshe que no tenga sho, me querés deshir. SHO SOY STIUSHO, querido. Y no se habla másh.

La Sheñora

Anterior:
2° Entrega

Etiquetas:

Comentarios

Comments are closed.

JIF Diseño y Comunicación