Blog

La Sheñora – 5° Entrega

Dale, querido, sheguí shosteniendo el paragua. No me importa que sha estemos adentro. Afuera shueve pero adentro hay que mantener la aparienshia, querido. ¿Por qué estaría a tu lado sho shinó? No me respondas, mi apreshiado mashordomo, es una pregunta retórica.

De todas formas, shi vos no fueras mi empleado y sho hubieshe venido con tu shimple compañía, nunca hubieshe dejado que te hashas adereshado de esha forma, querido. Esha chaqueta es el Ho-RROR!! Eshe color gris me desmoraliza, querido. Ashi que sheguí teniendo el paragua que está por shegar la nena. Vamos a shentarnos acá. Shí, te podés shentar, Albert. Vos de eshe lado, así me tapás la vista de la blusha de esa pershona. Grashias, querido.

Que cosha impreshionante este aeropuerto, nene, ¿no te pareshe? Lástima la mixtura de pershonas. Sho lo shepararía. Algo ashí como emplashar un muro desde acá hasta ashá al final, un muro bien macizo, cosha que no she pueda ver hacia el otro lado. De un lado sho y los como sho, que esperamos vuelos de Parish o Brushelas. Y del otro lado los comunes. Para eshos que vengan de Bolivia o Veneshuela. ¿Vos de dónde shos, Albert? ¿Ah, shos de acá? Mirá, impenshado.

Lo que haría del lado vip shería poner pantashas más grandes, no she ve nada en eshe televishor. Leeme que dishe, querido, a ver. ¿La fifaf? ¿Qué es la fifaf? Esha es la cara de Julio Humberto, ¿qué hashé ahí? ¡¡¿quince mishones de shoborno?!! ¡¡¿Ahora?!! Shi está fashecido. Ah, hashe mucho. Espero que no le shorprenda esho porque shegún me contó Juan Roberto, Julio Humberto shiempre fue medio mafiosho. Iban a la escuela juntos, shegún me dijo Juan Roberto una vez que lo vio en la televisión mientras shenábamos.

Que se shó, querido, viste que Juan Roberto habla por la mitad. Me dijo que cuando estaban en la shecundaria, Julio Humberto era el que deshidia todo. En el colegio no pashaba nada que Julio Humberto no shepa. Que shi ibas al kiosco había que darle algo, que shi jugaban a la pelota el deshidía quién contra quién, que shi deshaprobaba él deshaprobaban todos. Y que cuando había un shanshión para todos el deshía “todo pasha”. Y por lo visto de grande le pashó de todo. Y le pasharon de todo. Está bien igua, cada uno que shobreviva como puede, mientras no me afecte.
Shegún Juan Roberto además de compañeros eran amigos pero pareshe que hubo algo que a Juan Roberto no le gustó y se shepararon. Cada uno para shu lado. Nunca me contó qué. Pero viste que a lo que cuenta Juan Roberto sho no le presto ni la mínima atenshión. Lo que shí, viendo esto a la distanshia, shi me hubieshe casado con Julio Humberto en vez de con Juan Roberto, hoy tendría quince mishones para gastar shin un marido que me atoshigue. No, querido, nunca lo conoshí a Julio Humberto, es como que lo estoy imaginando.

¿Cómo conoshí a Juan Roberto? Fue grashias a mi hija. Después quizás te lo comente. Pero después porque ahí viene mi hija. ¡Mirá como está! ¡Qué estilo por el amor de Dios! No entiendo qué hago sho acá, renegando con el boludo de Juan Roberto cuando podría estar ashá en Parísh shiendo lo que shoy y shevando el estilo que mereshco. Podría estar ashí como está mi hija. ¡Mirá que besha está la nena!

¿Qué shonreís, querido?

La Sheñora

Anterior:
4° Entrega

Etiquetas:

Comentarios

'One Response to “La Sheñora – 5° Entrega”'
  1. […] Entrega anterior: 5° Entrega […]

JIF Diseño y Comunicación