Blog

Pandemia y parálisis de la acción

Por José Luis Juresa

El gran panel de mando

El problema de las visiones conspirativas tiene que ver con la angustia que las sostienen: no se tolera la evidencia de que no hay nadie que tenga el “panel de mando” absoluto, y ante situaciones que dan cuenta de la fragilidad que subyace a lo que, ante nuestra vista, parece inmutable y repetitivo, (con la misma seguridad creemos que el sol volverá a presentarse a la mañana) se reintroduce, mediante la idea del “complot”, la seguridad de que hay otro absoluto que siempre mueve los hilos y determina todo lo que nos pasa.

Frente a la pandemia de coronavirus, y más allá de los debates médicos sobre la peligrosidad del mismo, lo que podemos afirmar es que lo que se sí se ha viralizado a nivel global es el pánico, y que una vez desatado, ya no hay quien lo frene, a menos que se apelen a medidas que van colocando progresivamente la vida cotidiana de las personas bajo estado de excepción.

La respuesta puede ser objeto de debates, entre posturas que afirman que la intervención del estado es una intromisión en los derechos individuales y otras que no vacilan en suspender esos derechos subordinándolos claramente a la supervivencia de la vida en comunidad, de la que el individuo obtiene su potencia.

Lo cierto es que esta problemática -que con la pandemia se detona al punto de mostrar la estructura social de la que se nutre- entra en continuidad con lo que viene pasando desde mucho antes.

Mucho se viene hablando, no solo en nuestro país, de lo que se llamó la “judicialización de la política”, pero a mi entender, no es más que el reflejo de la judicialización de la vida cotidiana.

Los efectos descontrolados de las aplicaciones técnicas en la aceleración de los procesos de acumulación de capital y consumo –lo cual incluye a los propios consumidores que son consumidos y acumulados cual residuos del sistema, al agotarse sus capacidades para contribuir mansamente a la reproducción del capital más los que ya pertenecen a la misma categoría de consumidos, pero como “excluidos” del sistema– hacen que los procesos políticos ya no puedan regular las relaciones entre las personas y la vida en comunidad. Se instaura un sutil proceso totalitario en el que las diferencias son descartadas sustituidas por apenas modos “snob” de diferir entre sí, como si la vida se diferenciara por “cuestión de gustos”, del mismo modo que en una heladería.

Es así que se desarrolla un “como si” de la diferencia que nunca es real, y que impone –por el contrario– una dictadura del goce, un “saber vivir” impostado y de manual, impreso por la lógica propagandística de la publicidad y del pensamiento mediático, que no pasa de la opinión irreflexiva y prejuiciosa del café llevado al panel de la TV.

Por consecuencia, vamos hacia una progresiva concentración, un “amasamiento” de los individuos que, irreflexivamente, apenas si reaccionan cual resortes al estímulo de algún botón de ese “gran panel de mando” que, por supuesto, siempre parece estar a la mano de algún gran prestidigitador.

De todo esto no parece muy loco que la gente, al tiempo en que no logra evitar “amasarse” como objeto de esa concentración totalitaria, reaccionando sin ton ni son cual masa en pánico y ultrasensible a las variaciones del estado de ánimo (casi del mismo modo en que la bolsa de comercio reacciona en sus valores según los rumores, los miedos y las especulaciones de los “inversores”) pida la intervención de la ley, para regular esa inercia, para pacificarse en la seguridad de que esa inercia no lo va a arrastrar a la desaparición, algo que garantice mínimamente una vida fuera del estado paranoide en la que el otro no sea mi enemigo ni la causa de todos mis males. La política ya no parece ser eficaz para lograrlo, entonces se apela a la ley. No está mal. Se trata de una terceridad en la que mi relación con el otro encuentra la posibilidad de pactar para no aniquilarnos entre sí. Es la manera de salir del estado de excepción, que bajo la lógica del capitalismo ultratecnificado, es casi permanente.

Pero resulta que esa judicialización desesperada que busca en la ley lo que no encuentra en la política, la vida cotidiana se encuentra con exactamente lo contrario: la politización de la ley, es decir, la confusión de las leyes con las personas que las aplican, los jueces y sus inclinaciones políticas y pasionales. Una cosa es la interpretación de la ley, otra es su secuestro y apropiación, casi hasta la afirmación de que “la ley soy yo”. De nuevo el totalitarismo.

Parasite

La pandemia, nos encuentra, entonces, del mismo modo en que la película Parasite buscando hacer resurgir al padre, o, mejor dicho, una ley que nos dignifique civilizatoriamente, lo cual quiere decir que no sea la ley del matón, la del que “hace lo que se le da la gana”. El que, en el fondo, le importa un pito el reparto (y que no está en posición de repartir, obviamente) y solo quiere buenos sirvientes, y el padre pobre, el cual parece un hermano más del clan de los “hermanos pobres”, incapaz de resolver nada que no sea el de seguir surfeando en la ola de la miseria estructural, hasta que la ola llega en serio (o el diluvio). Sus hijos encuentran una salida audaz e ingeniosa para engañar al amo que solo se entera de algo cuando todo estalla y su impostura se cae como un cortinado: apenas si queda el olor a pobre que repudia con un gesto de clase y no duda en sacrificar sus peones a la hora de salvarse y correr. El padre pobre, que apenas si lleva el título, como un título de nobleza que ya no sirve para nada, se convierte realmente en tal para el hijo luego del asesinato, aunque por esa causa tenga que pagar con su ausencia, transformado en objeto (perdido) de conmemoración.

Evidentemente, los “parásitos” ya son una pandemia, hace mucho, mucho tiempo. Y es esa estructura social, latente, la que puede estallar en cualquier momento. ¿Aguanta el capitalismo ese estado de excepción por mucho tiempo? Bien parece que lo viene aguantando hace bastante ya. Lo que no parece capaz de tolerar es el parate económico, la parálisis de la acción, el tiempo para frenar y pensar, eso es mucho más “peligroso”. El ser del capitalismo es el ser de la acción pura (“no te detengas”), no la del acto, que para el psicoanálisis es una acción –tal vez mínima– que se sustrae de la pura acción, de la acción como un fin en sí mismo, para cuya continuidad infernal hay todo tipo de estímulos (drogas, entretenimientos varios) que la garantizan. Y tal como el asesinato del padre, esto puede derivar en un nuevo acto, es decir, a la reflexión de que hace falta mucho menos y no más, y que la operación subversiva por excelencia es la resta y no la suma (¿tienen esa frase de la vida cotidiana que suena como un latiguillo? “No me suma”) Lo que no va a soportar el capitalismo –ya la excepción la soporta muy bien y es la base de la lógica totalitaria –es la sustracción. Y si esta pandemia confronta a los sujetos con esa posibilidad, eso puede ser fatal. Por eso es muy probable que las cosas terminen en un inmediato reinicio de las actividades a como dé lugar, con o sin virus, con o sin pánico, o la aparición inmediata y cuasi “milagrosa” de una vacuna.

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios

Comments are closed.

JIF Diseño y Comunicación
campamento multiaventura channel manager apartamento comprar jabones artesanales online software gestion energetica trajes de novio barcelona car hire menorca casas en menorca sillas salvaescaleras sistema di iscrizioni per societa sportiva abogados incapacidades bilbao diving gran canaria psicologo valdemoro puertas lacadas software alojamento local camisetas running personalizadas calendario online prenotazioni clinicas de rehabilitacion de drogas cumpleaños niños pamplona papeleras exterior recuperacion postparto car hire menorca casas en menorca motor electrico para bici sillas salvaescaleras sistema di iscrizioni per societa sportiva 7ebiz matroschka megafonia mudanzas en alcala de henares alquiler de vehículos con conductor Alquiler autocaravana Madrid camisetas running personalizadas convertidores DC/DC cursos de ventas things to do in gran canaria channel manager apartamento comprar jabones artesanales online software gestion energetica trajes de novio barcelona comprar tpv tactil avarcas mujer matroschka megafonia mudanzas en alcala de henares abogados penalistas bilbao alquiler de vehículos con conductor equipo psicotecnico in ear a medida diving gran canaria psicologo valdemoro puertas lacadas software alojamento local mujeres que buscan pareja tpv la caixa ahorro luz administrador de fincas channel manager apartamento comprar jabones artesanales online software gestion energetica trajes de novio barcelona cobro automatico efectivo comparar presupuestos comprar tpv tactil roscones de reyes avarcas mujer mantenimiento servidores barcelona matroschka megafonia mudanzas en alcala de henares abogados penalistas bilbao alquiler de vehículos con conductor equipo psicotecnico in ear a medida minibus las palmas diving gran canaria psicologo valdemoro puertas lacadas software alojamento local venta de viviendas en torrevieja tpv tactil hosteleria mantenimiento servidores barcelona matroschka megafonia mudanzas en alcala de henares abogados en pamplona comprar insectos comestibles piso para estudiantes madrid accesorios maquinas de coser tienda de telas online reproduccion asistida castellon comprar lomo iberico comparar presupuestos roscones de reyes productos caida pelo natural beauty cosmetics diving gran canaria organic shop cosmetics psicologo valdemoro puertas lacadas software alojamento local quemadores industriales de gas revista arquitectura y diseño space electronics cubesats placa identificativa drone comprar sillones baratos depuracion de gases peritos judiciales valencia ahorro luz administrador de fincas channel manager apartamento software gestion energetica trajes de novio barcelona venta de pantallas led tpv de alquiler calendario online prenotazioni clinicas de rehabilitacion de drogas papeleras exterior recuperacion postparto sistema cobro automatico medicina estetica Santiago de Compostela dr hugo guidotti russo mantenimiento servidores barcelona matroschka megafonia mobles mudanzas en alcala de henares curso restauracion pintura ahorro luz administrador de fincas channel manager apartamento empresas de logistica software gestion energetica trajes de novio barcelona abogados penalistas bilbao alquiler de vehículos con conductor equipo psicotecnico minibus las palmas Alquiler autocaravana Madrid camisetas running personalizadas cursos de ventas things to do in gran canaria tienda de informatica online calendario online prenotazioni clinicas de rehabilitacion de drogas papeleras exterior sistema cobro automatico carl gustav jung barcelona plano de evacuacion comprar electrodomesticos baratos productos de limpieza ecologicos ahorro luz administrador de fincas channel manager apartamento empresas de logistica trajes de novio barcelona peritos judiciales madrid repetidor cobertura movil compuestos plasticos tratamientos termicos termoquimicos zapatos hombre de marca envasados envasado manipulados cajas para regalos fabrica toldos lonas Alquiler autocaravana Madrid camisetas running personalizadas local para cumpleaños pamplona things to do in gran canaria tienda de informatica online calendario online prenotazioni instalacion paneles solares madrid papeleras exterior sistema cobro automatico mantenimiento servidores barcelona matroschka mobles mudanzas en alcala de henares muebles de comedor recetas cocina saludable abogados penalistas bilbao alquiler de vehículos con conductor equipo psicotecnico transporte neumatico oportunidad de negocio desde casa calendario online prenotazioni instalacion paneles solares madrid modulos prefabricados papeleras exterior sistema cobro automatico inmobiliarias Gandia alquiler productos de limpieza ecologicos mantenimiento servidores barcelona mobles mudanzas en alcala de henares muebles de comedor jewelry shop menorca cerveza sin alcohol