Staff

 

Si hay algo en lo que estamos de acuerdo en Polvo es que la verdad no nos importa demasiado, porque creemos que la mentira tiene más calidad. Exige otro esfuerzo. O sea, hay que sostener en el tiempo la mentira. Y aunque el agrado literario no nos deje continuar demasiado por estos lares, hemos aprendido con la tele y otras vicisitudes algunos trucos para aventurarnos al mundo de los medios.

Polvo es un proyecto que anda por esas lindes intentando indagar el terreno cultural a partir de lineamientos narrativos, periodísticos, literarios, filosóficos, humorísticos y audiovisuales; una revista cultural, sostenida en una plataforma digital, que analiza la sociedad y sus costumbres. Tres premisas funcionan como pilares contenedores del proyecto: 1) escapamos del academicismo y el elitismo narrativo para llegar, mediante el lenguaje popular, a la sociedad en su conjunto que no necesitará saberes previos para leer Polvo ya que el único requisito es la curiosidad; 2) al escribir desde Chivilcoy, en el corazón de la pampa bonaerense, corremos el foco de la mirada típica de las revistas culturales tradicionales para aportar algo nuevo: la incorporación de la periferia de las capitales, las zonas provinciales urbanas, los pueblos, los barrios, las rutas y las grandes extensiones rurales, sin tampoco dejar de lado la coyuntura nacional e internacional; 3) apostamos a empuñar la crítica como un arma clave en el campo de la lucha de las ideas conociendo falencias, las virtudes y oportunidades del escenario político actual como una revista nueva, fresca, sin la carga de slogans políticos partidarios ni la mañosa utopía de proclamarse un lugar absolutamente despolitizado.

Que quede claro: Polvo es esa tierra que empieza a arremolinarse segundos antes que se desate una fuerte tormenta. Polvo es lo que avisa; el anticipo al desastre. Polvo es doble sentido, algo incómodo, la risa morbosa, el chiste que no se explica. Polvo es mentira.

JIF Diseño y Comunicación